9

Posted on Actualizado enn

BANNER LEER MAS BLOG_Serie the wound

English version here: http://wp.me/p3sJFL-hs

Al escribir el título de esta entrada, he sentido un escalofrío. Toda mi obra habla de alguna forma de mí. No porqué me considere muy importante, que no lo hago. Simplemente porqué soy lo que mejor conozco. Esta obra habla de lo más profundo de mí.

Y para mí hablar de ello es de alguna forma ponerle un punto. Un punto y seguido, seguramente. Abrir una ventana a mi interior más oscuro, a mi dolor más profundo, a la experiencia más desgarradora de mi existencia, una experiencia que ha marcado mi vida de forma implacable. Como en otras ocasiones, uso la fotografía para conjurar el demonio vinculado a esa experiencia y hacer que se marche. No sé si lo habré conseguido, pero al menos sé que el intento ha sido real.

Antes de vivir todo esto, no tenía miedo a la muerte. Antes de que todo esto me ocurriera, no era hipocondríaca, ni sufría ataques de ansiedad. No era feliz, sin embargo. Había convivido con distintas formas de depresión desde que tenía recuerdo.

La vida de una mujer está muy ligada a la sangre, o quizá mejor dicho, la sangre tiene una presencia inequívoca en ella. Para mí, fue la sangre de la primera menstruación a los 11 años, que me lanza de golpe a una edad no pedida, a una vida no deseada. Que me arranca de cuajo de una infancia que no fue ni de lejos perfecta para soltarme sangrando en una edad pre-adulta mucho más imperfecta, llena de dolor. La sangre del aborto de mi primer hijo, que murió no nacido, expulsado de mi interior por la medicina, después de morir. La sangre de la amenaza de parto prematuro o de pérdida (por una placenta previa) del embarazo de mi hijo Abel, que planeó por encima de nosotros durante 2 meses, obligándome a estar ingresada y sin moverme de una cama de hospital. La maternidad a veces es una jaula, a veces una herida punzante, a veces un vacío en el vientre. A veces es la sangre que nos corre por los muslos hasta tocar el suelo. La maternidad a veces es un anhelo, una condena, una carga.

Se calcula que entre un 20% y un 25% de embarazos terminan en un aborto espontáneo, por muy diversas causas. Eso es uno de cada 4 embarazos. Y sin embargo, no sabemos nada de ello, no se habla de ello, no se visualiza. Cierto que hay asociaciones, psicólogos especializados y grupos de ayuda. Pero en tu día a día normal, si nunca has estado embarazada o si tu embarazo ha ido bien, jamás sabrás apenas nada sobre el tema. Y si te ocurre, lo vas a vivir a caballo entre el dolor y la vergüenza, entre el miedo y la culpabilidad. Escucharás a muchas personas bienintencionadas contarte porqué te ha ocurrido, mientras la sensación de sinsentido inunda tu corazón.Te sentirás muy sola. Y si te atreves a llorar un hijo no nacido más de la cuenta (no sé cuál sería la medida correcta), alguien te dirá que exageras.

Yo lloré a mi hijo no nacido por años. Y ese dolor duró más por mi negativa a aceptarlo plenamente en cuanto ocurrió. Ese dolor se clavó en mi ser, me acompañó mucho más allá del nacimiento de mi segundo hijo. Abel tenía 5 años cuando, sin planearlo, se lo conté. Se puso a llorar al instante. Absurdamente le pregunté porqué lloraba, y me respondió, como si fuera lo más lógico del mundo: “lloro por mi hermano, al que no conocí”. Lloramos juntos y el dolor se alivió. No fue la última vez, no será la última vez que le llore, pero poco a poco la herida va sanando.

Hace ya un tiempo, en septiembre de 2014, nació la primera foto de esta serie: “Fallen angel”, inspirada por el proyecto Teleidoscope. Esta foto habla de muchas cosas a la vez, pero su tema principal es el dolor del nacimiento, el dolor de la venida al mundo.

06092014-01_The wound I Fallen angel

Cuando en diciembre de ese mismo año realicé la segunda fotografía, “The fight”, supe que estaba ante una serie. Ni planeada ni prevista, pero así era. “The fight” habla de mi experiencia en el hospital, guardando cama a la espera de que mi embarazo de Abel resistiera. Me coloqué 60 tiritas por las 60 veces que tuvieron que cambiarme la vía por la que me medicaban para parar las contracciones. Fue doloroso hacer la foto, el dolor físico fue anecdótico. El dolor espiritual fue sanador. Nada comparado con el dolor de 60 noches de incertidumbre en un hospital que terminaron en 11 días de separación física de mi hijo recién nacido. “Fight” es la primera foto en la que la cicatriz de mi cesárea no está editada. Cuando a mi hijo le digo, en broma: “la madre que te parió”, siempre ha dicho: “yo de eso no tengo, tengo madre que me cesarió”. Cesariar deberia ser igual de válido que parir.

14122014-02_The wound II The fight

Coincidiendo con una exposición, en Marzo de 2015, realicé “Scars”, “Cracks”, “Feed” y “None”, que hablan bastante explícitamente de los mismos temas: las cicatrices que deja el dolor, la muerte, el misterio de la creación.

07032015-03_The wound III Scars

07032015-04_The wound IV Cracks

15032015-05_The wound V Feed

07032015-06_The wound VI None

Sabía que la serie debía continuar, pero quedó parada. Lo atribuí a la falta de inspiración, pero sin embargo tenía dos de las tres fotos finales en la mente desde hacía tiempo. Lo atribuí a la falta de tiempo, a problemas logísticos (me costaba encontrar el alambre de espinos). Me llené de excusas. Hace muy pocos días, reuní los elementos necesarios y realicé las 3 últimas fotos. Sin calcularlo, resultó que la serie finalmente tendría 9 fotos. Como los 9 meses. Al darme cuenta de ese detalle, mientras editaba “The cage”, “The hurt” y “Bleed”, me di cuenta de porqué había postergado la finalización de esta serie. Terminar la serie significa pasar página. Y de alguna forma me costaba hacerlo. He vivido con este dolor durante tantos años, ha llegado a formar parte de mi mente y mi alma de una forma tan integrada, que me parecía extraño dejarlo ir. No sé si con estas fotografías lo conseguiré, pero si sé que al terminar la serie tuve esa sensación: de que se marchaba, al menos una gran parte de él.

29102015-07_The Wound VII The cage

29102015-08_The Wound VIII The hurt

29102015-09_The Wound IX Bleed

Mi serie no sólo habla de mí. Pretende tender un puente con cualquier otra mujer que sienta o haya sentido sensaciones parecidas con la maternidad, sea o no madre. Yo tengo la suerte de tener a Abel, no todo el mundo lo ha vivido igual. Estas fotos pretenden ser la palabra de todas esas mujeres calladas que esconden sus llantos por miedo al qué dirán, porqué son jóvenes y pueden tener otro, porqué ya que el hijo nació no pueden quejarse de que el embarazo fuera duro, porqué tienen suerte, otras no tienen hijos, o porqué pobrecitas, no han podido tenerlos o más pobrecitas aún, han escogido no tenerlos. Esta obra quiere ser un diario que muchas mujeres puedan firmar. Un grito que esas mujeres están acostumbradas a sofocar, día a día, como lo sofocaba yo.

Embarazada de mi primer hijo, de muy pocas semanas, me dirigía al hospital para hacerme la primera ecografía y vi un pájaro muerto en el suelo. Inmediatamente tuve un mal presagio, algo que hasta ahora sólo sabía una persona en todo el mundo. Esta serie es una oda a mi hijo no nacido. Una oda a todos los hijos no nacidos. A los nacidos y perdidos. A los hijos del dolor, y a los que vienen al mundo en el dolor. Y sobre todo es una oda a las madres del dolor.

Anuncios

59 comentarios sobre “9

    Lau Cleo escribió:
    noviembre 11, 2015 en 6:27 pm

    Me ha parecido precioso ❤ Las fotos son perfectas.

    Mònica Mauri escribió:
    noviembre 11, 2015 en 9:37 pm

    La meva filla no nascuda i jo et donem les gràcies. Quants fills tens?, em pregunten; tinc tres filles, ho sento així, però sempre dic dues. Perquè no ho entendrien…

    Rosa Ma. escribió:
    noviembre 11, 2015 en 11:31 pm

    impressionant! Sempre he pensat que he sigut molt afortunada per que les coses podrien haver sigut molt diferents… Vaig perdre un primer embaràs -sempre vam estar convençuts que hauria sigut una nena- i el meu fill va nèixer prematur després d’una rotura uterina. Ens en vam sortir tant ell, després de 50 dies d’incubadora, com jo després d’uns quants mesos de recuperació.Vam tenir molta sort i sempre n’hem vist la part positiva, d’això fa gairebé 25 anys.
    Avui però, llegint el teu escrit i veient les fotografies, se m’han remogut moltes coses… Gràcies!

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 12, 2015 en 6:38 am

      Molt semblant al que jo he viscut, que curios. Evidentment té una inmensa part positiva,nomes faltaria. Pero la negativa no s’hauria d’amagar. Gràcies per compartir la teva història.

    Elsbeth escribió:
    noviembre 12, 2015 en 8:34 am

    Me encanta

    ¡Run mami, run! escribió:
    noviembre 12, 2015 en 10:06 am

    Me ha parecido impresionante. Me has dejado el alma tiritando. Sólo un detalle, las madres que hemos pasado por una cesárea también hemos parido, aunque sea de una manera diferente a la habitual. Un abrazo y felicidades por este trabajo.

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 12, 2015 en 10:11 am

      Totalmente de acuerdo, de ahí mi comentario. Es un proceso distinto, claro está, pero no debería considerarse “menor” como alguna vez parece… Gracias por tus palabras.

    Milen escribió:
    noviembre 12, 2015 en 11:58 am

    Agradecerte estas sabias palabras porque no habías podido reflejar mejor con otras palabras lo que pasa por nuestras mentes y corazones.
    Emplearé algunas de tus frases para motivar a otras mujeres para que no se escondan en su silencio y se animen a compartir con otros lo que les ha pasado.
    Esto pasa más veces de lo que creemos y a más personas conocidas de lo que pensamos y por eso NO debería ser un tema Tabú.
    Saludos y GRACIAS!!!!

    Francesc Dalmau Vila escribió:
    noviembre 12, 2015 en 1:12 pm

    Muchas gracias Mónica. Como hombre me es muy dificil llegar a comprender en toda su dimensión lo que representa la maternidad, aunque haya sido partícipe en y con ella. Por eso, lo que transmites en tu obra para mi es una inmersión en lo no totalmente conocido o comprendido, no solo en el universo de la vida antes de la vida, sino en el universo de la vida esperando vida, es decir la maternidad. Me considero privilegiado como padre por lo mucho que para mi ha representado. Necesito vivir como mujer lo que como hombre me está vetado. Tu me has acercado a la mujer que pude ser y tal vez alguna vez pueda reencarnar. Te quiero mucho. A mis hijos también. Y a los que no pude tener,….más.

    oscarguirado escribió:
    noviembre 12, 2015 en 2:25 pm

    Gracias por compartir tu experiencia, tu dolor, tu duelo, tu “camino de sanación”. Gracias por dar voz a esas madres y a esos bebés, y al dolor que acompaña tantas veces a algo que entendemos que debería ser solo ilusión. Nuestros 5 hij@s, dos nacidos y vivos y tres no nacidos seguro que también apreciarán tu trabajo. Justo ayer mi mujer escribía sobre ellos, entre otros. Te dejo el link a su post http://maternidadarcoiris.com/2015/11/11/tienen-nombre/

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 12, 2015 en 2:50 pm

      Que bonito el post de tu mujee, Oscar. Subscribo cada palabra. En su momento me hubiera encantado encontrar esas palabras de consuelo. Gracias por hacermelas llegar.

    Ariadna escribió:
    noviembre 12, 2015 en 3:44 pm

    Me he sentido muy identificada contigo con el tema del aborto,es un tema del.que.cuesta.hablar y es difícil sentirse.comprendida por.gente que no ha pasado por ese mal trago….Me ha encantado tu reflexión,la.parte de la cesárea sobretodo,a mi me.costó mucho asumir que había parido a mi hija, al.principio decía el.día que nació y sinónimos…no.sentía haber dado a luz..hasta que me lo.repetí mil veces hasta que me lo creí…ahora ya puedo decir.bien.orgullosa que.parí a mi hija,y que.fue.por.cesárea…

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 12, 2015 en 8:27 pm

      Gracias por compartir tu historia conmigo ❤ y muy bien dicho. Pariste a tu hija, claro que sí. 🙂

    mamífera escribió:
    noviembre 12, 2015 en 10:09 pm

    Que potents les fotos, la teva història i la teva visió de tot plegat. Gràcies per compartir quelcom tan íntim, gràcies per posar veu a tantes dones que ens hi veiem reflectides ❤

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 12, 2015 en 10:15 pm

      Gràcies a tu per les teves paraules.

      Carla escribió:
      noviembre 12, 2015 en 11:19 pm

      Pones en imágenes el dolor, la rabia, la impotencia de perder un bebé, un hijo, la mía tenia 23 semanas cuando se volvió estrellita y aunque han pasado 3 años y tengo la fortuna de tener a una preciosa niña de un año conmigo, aun es la ausencia más presente en vida. Ame tus fotografías.

    Cristina escribió:
    noviembre 13, 2015 en 2:23 am

    Gran trabajo, me sentí identificada. Yo hace dos meses fui mamá de un angelito, y aunque tengo tres hijos no logro aceptar la realidad. La bronca e impotencia es muy grande!

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 13, 2015 en 7:08 am

      Cierto, se siente mucho dolor. Siento mucho tu experiencia y te deseo lo mejor. Gracias por tus palabras.

    maternidadarcoiris escribió:
    noviembre 13, 2015 en 8:26 am

    precioso post Mònica con una fuerza brutal! felicidades mamá de dos preciosos ❤

    Carolina Pangas escribió:
    noviembre 13, 2015 en 2:33 pm

    Tuve un embarazo detenido en la semana 8 en 2012. En 2014 nació mi hermosa hija con una cardiopatía congénita; murió a los 5 meses y una semana, después de 6 horas de operación. En agosto de 2015 tuve un embarazo ectópico, perdí la trompa derecha. Para mí la maternidad es lo más bello, lo más deseado, lo más doloroso y lo más frustrante del mundo, y tu serie habla de todo eso y de mucho más, habla de todas nosotras, mujeres, madres por acción o por omisión. Gracias ♥

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 13, 2015 en 2:42 pm

      Gracias Carolina por compartir la historia de tus hijos. Te mando mucho amor. Gracias por tu valentía.

    Eila escribió:
    noviembre 13, 2015 en 3:02 pm

    Gràcies. M’has remogut, sacsejat per dins. Has obert una escletxa en una fosca habitació on vaig tancar el meu avort. Com si no hagués passat mai. Ara tapat pels riures de la meva filla, a qui sé que per salut, no crec q pugui donar-li germans. I m’has fet recordar aquell primer fill perdut. A qui sé que no vaig plorar suficient. Que vaig enterrar en l’oblit del dia a dia i en qui he evitat pensar-hi. Fins avui.
    Gràcies per ajudar-me a obrir portes mal tancades.
    La sèrie és sublim i impactant.

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 13, 2015 en 3:13 pm

      Em deixes sense paraules Eila… Gràcies a tu per compartir. Conec aquest dolor amagat. ❤

    Miryam escribió:
    noviembre 13, 2015 en 4:15 pm

    Son unas fotos perfectas, me encantan 🙂

    moivealMois escribió:
    noviembre 13, 2015 en 10:49 pm

    Yo soy el tercero de tres hermanos, aunque la primera no llegó a nacer. Siempre pienso que nadie entiende cómo se puede querer y echar de menos a una persona que nunca llegaste a conocer, pero leerte y ver tus fotos me ha hecho sentirme comprendido. Muchas gracias 🙂

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 13, 2015 en 10:54 pm

      Me alegra mucho que este trabajo haya cumplido esa funcion, aunque para mí igual que para ti echar de menos y amar así sea lo más normal del mundo. Gracias por compartir tu historia conmigo

    floreta escribió:
    noviembre 14, 2015 en 7:00 am

    Saps encara me cauen les llàgrimes i no veig el que escric..
    Gràcies per compartir aquestes imatges que ho diuen tot i per fer públic la teva experiència…
    Jo vaig ser obligada abortar al meu primer fill,
    als 19 anys.
    Obligada SI !!
    Jo no volia, me van portar a Barcelona i volia desaparèixer amb la meva pantxeta, jo el sentia dintre meu, li parlava molt sovint i NO el volia perdre mai!!!
    Va ser molt dur i crec què mai ho superare… moltes nits desperto plorant per ell, per no tenir-lo amb mi, per no poder abraçar-lo i estimar-lo fins l’infinit, com estimo als meus dos fills Hugo i Aroa. Ho son tot per mi…!!!
    L’abort inesperat deu ser molt dur… la meva experiència va ser la que durant mesos me va llevar la vida, no tenia ganes de res, vaig estar molt temps tancada amb mi mateixa, no me podia perdonar lo que había passa’t, lo que había permès fer-me
    no puc continuar… L’experiència més amarga de la meva vida; hagués tingut de lluitar contra tots i contra tot!! 😥
    Fillet de la mare, t’envio abraçades d’osset i besets en sentiments. ❤ :*

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 14, 2015 en 9:35 am

      Gràcies per explicar-m’ho. T’envio molts ànims i una abraçada. Em sap molt greu el que et va passar, és terrible.

    jomateixa escribió:
    noviembre 14, 2015 en 10:57 am

    Desprès de tota la setmana que he tingut, em trobo de sobte amb el teu escrit. Gràcies.
    Aquesta setmana he passat per la meva primera invitro, i ha sortit negativa. He tingut un microabortament.
    No se’n parla d’aquests casos perquè clar, no és res, són cèl·lules que diu la gent, però jo he escrit una carta de adèu al meu fill/a no nascut.
    Aquell fill/a que jo vaig veure amb 8 cèl·lules i no va continuar. He plorat molt, molt, perquè el dolor que sento tan gran per no saber quan arribarà, perquè no puc tenir-ne sense l’ajuda de la medicina i només toca com diu tothom, continuar endavant…cap més remei…

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 14, 2015 en 11:22 am

      Gràcies per compartir el teu dolor. Sento molt pel que estàs passant i puc fer-me una idea. Com bé dius aquestes cèl-lules eren el teu fill.

    Marta escribió:
    noviembre 14, 2015 en 3:21 pm

    Solo las que hemos pasado por algo así sabemos lo duro que es: una de las experiencias más tristes en la vida de una mujer. Gracias por las fotos

    stephanie escribió:
    noviembre 14, 2015 en 8:49 pm

    Me he sentido totalmente identificada contigo!! Qué bien has podido expresarlo, y gracias por dedicárselo a todos ellos, nacidos o no nacidos, pero nuestros.. Un abrazo

    Elena escribió:
    noviembre 15, 2015 en 9:50 am

    Hola Mónica. Te sigo hace tiempo desde el grupo de fotografía creativa. Es difícil hablar de todo esto, pero saberlo plasmar en este fabuloso trabajo y llegar a lo más hondo de mucha gente, a las emociones y sentimientos, y hacer que un tema que todavía mucha gente lo considera tabú, lo podamos entender y en cierta forma sentirlo con más naturalidad, para mi al menos es liberador. Tengo la suerte de tener una preciosa hija que en enero hará 6 años. Hace 1 año y medio sufrí un aborto, del que muy poca gente sabe nada. Me dolía tanto… estaba separada del padre de mi hija y tenia una nueva pareja; llevábamos solo unos meses, y aunque no fue buscado, él tenía muchas ganas de tener familia. Me quedé embarazada y aunque sabia que tal vez en ese momento no eran las condiciones más “propicias”, yo ya sabía que era estar embarazada y la verdad que el embarazo de mi hija lo viví de una forma estupenda y aun con algún problemilla, ella misma me daba fuerzas para seguir y desear verla por fin y tenerla en mis brazos. Por eso cuando se lo dije a mi pareja y me dijo sin más que debía abortar, que era un problema, el dolor fue como una cuchillada. No le entendía y tampoco quiso saber mi opinión, cuando intentaba explicarle lo que sentía, solo decía que era un problema y que no debia pensar más. Por supuesto aquello supuso el final de la relación con aquella persona, y me encontraba sola y algo pérdida. Fui a confirmar mi embarazo con una primera ecografía. Me acuerdo lo pequeño que era, y lo que sentí al verlo, pero algo no iba bien. La doctora me dijo que no era un emabarazo factible, tarde o temprano lo perdería, así que ahora si que debía decidir. Ella me recomendo que lo antes posible, pero aunque racionalmente pensaba que si no iba a salir adelante, yo misma sabia la respuesta, algo dentro de mi hacia que me doliera muchísimo, que mirará a mi hija y no pudiera dejar de sentirme culpable. Cuando tuve que “planearlo” todo y quedar con la doctora para hacer el aborto en aquel día, era un gran remolino de emociones, culpa sobretodo, impotencia, rabia… llego el momento y para tranquilizarme la doctora me dijo que era la mejor decisión, ya que había dejado de crecer, estaba dentro de mi, pero ya no estaba vivo; no podía parar de llorar. Al cabo de media hora ya estaba pero hubo complicaciones y durante dos meses estuve con hemorragias,… Sigo teniéndolo tan presente. Este año cuando hizo un año lo seguía sintiendo con tanto dolor, y aun lo siento; culpa y dolor. La doctora me dijo que no podría haber hecho nada, que no era mi culpa, pero sigo sintiendo que si. Que todo fue mi culpa. Voy a psicoterapia por eso y otras cosas que me pasaron en mi infancia, por lo que no fue demasiado sencilla, ni tampoco una infancia muy “normal”. Debo cerrar puertas me dice la psicóloga, y lo sé, cerrar que no significa olvidar, pero si dejar de sentir esa culpabilidad por cosas que se escapaban a mi control. En ello estoy, y mi día a dia con mi hija, y el apoyo de su padre (él único que lo ha sabido todo y que sigue apoyandome) me ayudan, pero no lo olvidaré nunca. El ver tu trabajo me ha permitido recordarlo por primera vez con cierta serenidad, y además poder hablar de ello abiertamente. A veces pienso como seria si hubiera podido ser factible ese embarazo y ahora tener a mi hijo conmigo, pero sé que tengo la suerte que tengo a mi hija, y ella me llena de felicidad. Aunque se que no lo olvidaré, si que sé que dejaré de sentir esa culpabilidad.
    Gracias por mostrar algo tan interno, personal y doloroso, de una forma natural. Gracias por ayudarnos a muchas mujeres en poder ver lo que nos ha pasado, y también a muchos hombres a entender lo que se pasa, que por lo que he leído en los comentarios, hay muchos que saben lo que es y lo sienten como tal.
    Gracias de verdad Mónica por este maravilloso trabajo.
    Acabo escribiendo estas palabras con lágrimas en los ojos, pero a la vez estando algo más en paz interiormente conmigo. Gracias y muchos besos a todas

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 15, 2015 en 9:23 pm

      Que historia, Elena. Cuanto lamento lo que te pasó y tu dolor. Gracias por compartirlo, espero que te haya ayudado ni que sea un poco. Un beso.

    hellenunadm escribió:
    noviembre 17, 2015 en 4:43 pm

    Al leerte y ver tus fotografias me hes imposible no derramar una lagrima por mi embarazo de 7 semanas, por mi bebé de 4 semanas de gestación (aprox.), por mi Florencia (nombre que pretendíamos ponerle). A pesar de que mi esposo y yo sospechábamos que estaba embarazada el mismo día que lo confirmamos nos dijeron que era un ectópico roto, que nuestro bebe ya había muerto y si no me atendían pronto también yo podría estarlo. Todo paso tan rápido que no hubo momento para dudar para asimilar nuestro duelo, hoy a apenas 10 días de lo sucedido no se me permite llorarle a mi bebé, no me dejan recordarlo porque eso es aferrarme a el y no dejarlo descansar, me preguntan solo por como van mis heridas físicas pero no por las emocionales. A lo largo de estos días encuentro varios articulo referentes a las perdidas gestacionales/perinatales, no se si la vida me los pone o siempre han estado ahi pero como mi 1er embarazo fue tranquilo y disfrutado no les prestaba atención; mientras tanto sin dudar entro, leo y reflexiono; pero el tuyo representa tan gráficamente nuestro dolor que te aplaudo y me motiva a no seguir callada y honrar a mi bebé.

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 17, 2015 en 5:37 pm

      Bravo por ti. Brava tu. Como puedes comprobar por mi experiencia, el único consejo que puedo dar es que no te calles nunca tu dolor. Siéntelo tal como necesites sentirlo, tanto tiempo como sea necesario. Fíjate, de lo que yo cuento hace casi 13 años, y sigo llorándole de vez en cuando. No me avergüenzo y jamás lo haré, aunque durante mucho tiempo lo hice. Siento mucho tu dolor y te acompaño en él. Un abrazo.

    Sofia Luna Magnín escribió:
    noviembre 18, 2015 en 2:27 am

    Que fuerte y que real. Cuando el milagro de la vida se vuelve pesadilla Qué mas queda? A veces esos ángeles hacen um paso muy pequeño por aquí, solo para movilizarnos, romper con todas nuestras estructuras y así ponernos en camino para despertar. Desafíos, que solo sanan desde el alma y con amor. Bendiciones

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 18, 2015 en 3:50 pm

      Totalmente de acuerdo, fue lo mismo que me dijo en su momento una persona que me ayudó mucho a aceptar. Un abrazo.

    Paola escribió:
    noviembre 22, 2015 en 2:20 am

    Estimada Mónica! Término de leer tu tus palabras con un llanto desconsolado… Yo todavía sufro por mi hijo no nacido… Y me dan ganas de mandar a todos a la mierda cuando me dicen q soy joven que lo que pasó no fue nada, siendo q para mi fue mucho. La experiencia más traumática y dolorosa de mi Vida.
    Tus palabras son el sentir y la voz e imagen de muchas.
    Muchas gracias!
    Esto me ha servido para no sentirme tan sola e incomprendida.
    Un abrazo!

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 22, 2015 en 8:48 am

      Me alegro que haya servido al menos para acompañarte. Comprendo tu dolor, y tienes derecho a él. Un abrazo.

    Ruffy escribió:
    noviembre 23, 2015 en 2:21 am

    Tus fotos son el vivo reflejo de lo que en más de tres ocasiones viví al perder a mis bebes , la vida tan sabía me dio un milagro que nacerá en marzo.
    Tus fotos me hicieron llorar , me hicieron recordar lo que se siente tener las entrañas extrañando a alguien . Es un hermoso trabajo nacido del corazón

    eva escribió:
    noviembre 27, 2015 en 9:45 am

    Gracias Monica! Muchisimas gracias!
    Solo las que lo vivimos, conocemos el dolor y tu lo has fotografiado…que complicado darle imagen a algo tan oscuro, tan interno, tan escondida…tan secreto.. tan en voz bajita…
    GRACIAS!!

      monicaquintanaphotography respondido:
      noviembre 27, 2015 en 9:53 am

      Gracias a ti. Me alegra que llegue, nunca sabes si algo tan tuyo puede ser útil también a los demás. Gracias de nuevo.

    Cristina escribió:
    diciembre 7, 2015 en 12:04 am

    Hola Monica!!! Yo por desgracia tmb he pasado por la experiencia más dura que le puede pasar a una mujer en este mundo, y por desgracia por dos veces.. Yo tengo dos angelitos en el cielo cuidándome aunque para la gente yo no he sido mama nunca. Mi primer bebé lo perdí con cinco meses de gestación y fue un trance súper duro cuando sentí salir a mi niña la cual nunca la tendría en mis brazos. Después de casi dos años de esto hace un mes perdí a mi segundo bebé está vez con siete semanas de gestación, todo iba tan bien…. Que cuando nos dijeron que ya no le latía su corazoncito el nuestro tmb se paró. La gente no comprende nuestro dolor puesto que para ellos si no nacen no hay dolor, y qué equivocados están. No sé si algún día tendré un bebé entre mis brazos pero lo que sí es que yo ya fui mama un día. 😔😔😔😔

      monicaquintanaphotography respondido:
      diciembre 7, 2015 en 8:41 am

      Te comprendo Cristina, a la tristeza de la pérdida se une la incomprensión de muchas personas. Gracias por compartir tu historia.

    […] La fotografia és de la fotògrafa Mònica Quintana, que va fer una sèrie impactant i alhora meravellosa, sobre el dolor pels fills no nats, us deixo l’enllaç al seu blog on ho explica: https://monicaquintanafotografia.wordpress.com/2015/11/11/9/ […]

    […] cada foto como un hecho aislado, realicé la serie “9”, de la que podéis leer más aquí. Fue descubrir un mundo nuevo, y me reportó muchísimas satisfacciones. Los trabajos en serie son […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s